¿QUÉ ES Y QUÉ CONTIENE UNA PÓLIZA?

 

 

Nuestra primera tarea será desmenuzar todo lo que física y documentalmente contiene una póliza de seguros del hogar, o, lo que es lo mismo, todo ese montón de papeles y libros que nos dan al contratar la póliza, de los cuales sólo nos interesa el diseño de su carpeta y que directamente metemos en el cajón del mueble. En ese mismo momento nuestras preguntas son: ¿Me acordaré donde lo dejo?, ¿Tanto he pagado yo por unos papeles?. Ya veremos a la hora de la verdad qué es lo que pasa.

 

Y a partir de entonces no nos acordamos de ellos hasta que... "suena Santa Bárbara", momento en el que encontramos que ni sabemos lo que tenemos, ni sabemos donde está, ni... Como mucho, recordamos que lo pagamos en el mes X, y que era la compañía Y.

 

Lo que está claro es que hay que perder el miedo a toda esta documentación, pues, aunque algo enrevesada, con algo de paciencia es bastante sencillo descubrir todo lo que afecta a nuestra póliza de seguros.

 

Hay que señalar también que lo que mostramos a lo largo de este capítulo debe aparecer en la "maravillosa" carpeta con la documentación; en caso contrario... empezamos mal, porque eso significa que falta algo. Esto no tiene porqué ser grave, en principio, pero sí es un mal indicio, pues quizá signifique que su compañía de seguro no desea informarle de cuales son sus derechos, o peor aún, no quiere mostrarle la miseria de coberturas que ofrece. O puede que, simplemente, por error se haya traspapelado algún papel.

 

¡Vamos allá!: abran sus carpetas, la primera misión será encontrar...

 

 

LAS CONDICIONES PARTICULARES

 

Es una "estupenda" hojita (a veces dos, o a lo sumo tres) donde figuran todas las coberturas que hemos contratado NOSOTROS en particular (robo, incendio, cristales, agua, responsabilidad civil, etc.), y además aparece nuestro nombre, dirección, edad, vivienda asegurada... Esto, en el "argot" técnico, se llama "CONDICIONES PARTICULARES". Y se llama así, porque las compañías tienen pólizas "tipo" preparadas para el que quiera contratarlas, sin embargo, como cada caso es un mundo diferente, y por tanto el riesgo-seguro es en cada caso diferente, es necesario matizar para cada cliente y sus circunstancias. Así pues, esta hoja es donde la póliza se "particulariza" en nuestro caso concreto, con nuestra vivienda, con nuestros muebles concretos y con las coberturas concretas que hemos contratado.

 

Esta hoja no sirve de mucho para averiguar el fondo de las coberturas, pero sí que es muy importante para saber los aspectos principales: qué coberturas tenemos contratadas, quién es el realmente asegurado, qué joyas, dinero, objetos de valor están incluidos, cantidad a percibir como indemnización cuando nos pase algo a nosotros como personas, etc.

 

Entrar en profundidad de esa simple hoja lleva su tiempo, por lo que os remitimos al capítulo Las Condiciones Particulares donde figuran conceptos como tomador, beneficiario, asegurado, etc., que merecen su capítulo explicativo aparte.

 

Desde el punto de vista legal, esta hojita junto al justificante de haber pagado la prima correspondiente al seguro son los documentos válidos para demostrar ante quién resulte oportuno que disponemos de un seguro. Es más, aunque son válidos los dos a la vez, cada uno tiene su validez en un tiempo determinado cuando el otro falta. Es decir:

  • Si el recibo del banco aún no ha llegado, porque hace poco que contratamos la póliza y el banco, aún no lo envió, entonces encontramos que la Ley nos permite estar un mes sin recibo; en ese caso, el justificante que debemos mostrar de que tenemos la póliza son las Condiciones particulares.

  • Una vez transcurrido ese mes, es obligatorio poseer dicho recibo. ¡Pero hay que mantener las Condiciones Particulares!, pues nos harán falta si tenemos un siniestro para ver qué coberturas tenemos contratadas.

 

LAS CONDICIONES GENERALES

 

Es fácil de localizar, porque reúne dos características fundamentales, y son:

  • El tamaño: normalmente, es un libro mas grande que nos dan.

     

  • Si nos atrevemos a abrirlo, veremos asombrados que está lleno de artículos y frases "raras" que nunca hemos leído, y que nos recuerda a aquello de "la parte contratante de la primera parte..."

Mal que nos pese, aquí es precisamente donde viene explicado TODO a lo que tenemos derecho, y TODO a lo que NO tenemos derecho. Esto se llama en el "argot" como la "LA LETRA PEQUEÑA", y a ella dedicaremos mucho tiempo y páginas.

 

Antes de seguir, es interesante aclarar situación que se produce en la mayoría de los casos (¡por no decir en TODOS!).

 

Una situación usual es que, a la hora de renovar el seguro, es común preguntar en varias compañías para encontrar la mejor oferta, y poder ahorrar el mayor dinero posible.

 

El proceso habitual en estos casos es preguntar en diversas compañías por las coberturas que deseamos, pero usando solamente el concepto genérico: "incendio, robo, cristales...". En cada compañía nos darán un presupuesto con el nombre de estas coberturas y el precio. Tras esta operación, es fácil que acabemos contratando el seguro con la empresa más barata. Incluso pensaremos que hay empresas que nos estafan, al ofrecer precios más caros por, aparentemente, las mismas coberturas.

 

Pero olvidamos que hemos cometido un grave error: hemos obviado comparar la letra pequeña de las compañías, que es la que al final va a determinar la eficacia de la póliza, y la causante de esas diferencias de precio entre ofertas, aparentemente, iguales. Ese es nuestro objetivo aquí: poder entender todo lo relativo a los seguros, para conseguir la mejor cobertura al mejor precio.

 

 

TELÉFONOS DE INTERÉS

 

Esto si que es fácil de encontrar ¿eh?. Normalmente es como una tarjeta del tamaño de las del cajero automático, donde viene una serie de números telefónicos indicando su interés (asistencia en el hogar, para dar un parte...). Normalmente son números 902, o lo que es lo mismo, NO GRATUITO.

 

Servirá en los casos en que necesitemos a un fontanero, un electricista, dar un siniestro, comunicar la rotura de un cristal...

 

Dichas tarjetas muchas veces son autoadhesivas para colocarlas en un lugar visible (¿el frigorífico?. Colóquela donde más le convenga o convenza. El objetivo es simple, tenerla a mano cuando me haga falta, ya que nadie memoriza ese número de teléfono.

 

Consejo: Conviene tener dicho teléfono actualizado, por si la compañía lo ha cambiado.

 

 

OTROS DOCUMENTOS

 

Después de detallar los documentos mínimos que nuestra "maravillosa" carpeta, podemos encontrarnos que, para asombro nuestro, quedan mas cosas... y pueden ser del estilo de...

 

  • Qué hacer en caso de accidente: conviene leerlo, aunque nosotros lo trataremos mas profundamente.

  • Direcciones de las oficinas de la compañía en toda España

  • Estatutos de la compañía.

  • Estatuto del Defensor del asegurado.

  • Etc.

 

Como comprenderán, el valor de estos documentos es meramente informativo, y más que nada su misión es dejar una carpeta "presentable".

 

 

¡¡ATENCIÓN!!

 

¡¿Que pasa?!, ¿Hemos olvidado algo?, A ver... repasamos... no, está todo, seguro, no falta nada por detallar.

 

Entonces, ¿qué es ese montón de papeles que quedan ahí?, ¿Que dice?

 

¡Ah, amigo!, acabáramos: es una MODIFICACIÓN DE LAS CONDICIONES GENERALES.

 

No siempre ocurre, pero sí algunas veces. Y es que las compañías de seguros editan las CONDICIONES GENERALES para todos, y suponiendo que no van a cambiar durante un periodo de tiempo.

 

Sin embargo, puede que en un determinado momento deseen cambiar algún párrafo concreto de un artículo concreto, así que:

 

  • Editan otras nuevas Condiciones Generales

  • Si todavía tienen "excedentes" de las Condiciones Generales antiguas, lo que hacen es aprovecharas pero incluyendo en la misma póliza las modificaciones oportunas.

No es muy habitual, pero otra vez mas, como las meigas… "haberlas… hailas".

 

¿Qué chapuza no?, Y todo por ahorrarse unos euros que es lo que cuesta la edición de cada librillo.

 

 

¿YA ESTÁ?

 

¿Ya no tiene nada mas? Pues si es así, sepa que le falta un papel importantísimo, ¡¡y es el JUSTIFICANTE de haber pagado el recibo!!,