INFRASEGURO / SOBRESEGURO / PRIMER RIESGO

 

 

En los seguros del hogar tiene especial relevancia el cálculo mas o menos exacto del valor de la suma asegurada.

 

De no hacerlo así, podemos incurrir en un MAL aseguramiento, y por tanto, la indemnización a cobrar no corresponderá a lo que el cliente ha pagado por ello, bien por defecto, o por exceso. De ahí que surjan estos tres términos:

  • Infraseguro

  • Sobreseguro

  • Primer riesgo

 

1.- INFRASEGURO

 

Esta situación se produce cuando el usuario posee bienes cuyo valor es SUPERIOR a los realmente declarados en la póliza de seguros.

 

Por ello, a la hora de calcular la prima a pagar, la compañía de seguros tiene en consideración lo declarado, y como el valor es MENOR al real, la prima a pagar también es MENOR a la que realmente correspondiera.

 

Ejemplo (continente): si su vivienda tiene 100 metros cuadrados, y declara que posee 90 metros, o si su vivienda tiene un valor de reconstrucción de 50.000 euros, y solo declara 45.000 euros, la prima a pagar será MENOR.

 

En el supuesto de producirse un siniestro (p.e. un incendio) y la reparación asciende a 10.000 euros, no espere cobrar dicha cantidad, sino que la compañía le abonará la parte proporcional entre lo que declaró y lo que realmente debería haber declarado, es decir, 9.000 euros.

 

Ejemplo (contenido): si el valor de los muebles y enseres asciende a 20.000 euros y solo declara 15.000 euros, en el supuesto de robo por valor de 1.000 euros, no espere recibir dicha cantidad, sino la parte proporcional, es decir, 750 euros.

 

No obstante todo lo anterior, ante la dificultad de calcular de manera exacta el valor de todos los bienes que se tienen en una vivienda, las compañías de seguros suelen dar un ''margen de error'', ya que son conscientes que es difícil evaluar con exactitud TODO, y que, día a día, se van comprando mas cosas para el hogar, se van sustituyendo aparatos por otros mejores (y mas caros).

 

Dicho ''margen de error'' depende de cada compañía, pero puede oscilar entre un 15 - 25 % entre el valor real, y el valor declarado en la póliza.

 

Por ello, si se está dentro de dicho ''margen'', NO se aplica la regla de proporcionalidad.

 

 

2.- SOBRESEGURO

 

Este concepto es el antónimo de lo expuesto anteriormente, es decir, todo lo contrario. El ''sobreseguro'' se aplica cuando el valor REAL de los bienes es inferior al declarado en la póliza.

 

Ejemplo (continente): si su vivienda tiene 100 metros cuadrados, y declara que posee 110 metros, o si su vivienda tiene un valor de reconstrucción de 50.000 euros, y solo declara 55.000 euros, la prima a pagar será MAYOR.

 

En el supuesto de producirse un siniestro (p.e. un incendio) que produce la desaparición total de la vivienda, no espere cobrar los 55.000 euros, sino los 50.000 euros que realmente vale su vivienda.

 

Ejemplo (contenido): si el valor de los muebles y enseres asciende a 20.000 euros y declara por valor de 25.000 euros, en el supuesto de incendio total, no espere cobrar esta última cantidad, sino la que REALMENTE tienen dichos objetos, es decir, 20.000 euros.

 

Es decir, en ambos casos descritos, la compañía SOLO indemniza por el valor REAL de los bienes, y no por lo declarado, aunque usted esté pagando un precio del seguro superior al que debería pagar.

 

Tenga en cuenta que esta figura nade, entre otras cosas, para evitar situaciones de fraude, donde, por ejemplo, se declara tener una televisión de 28'' cuyo valor es de 1.000 euros, cuando en realidad, lo que tiene el asegurado es una de 21'' cuyo valor es de 300 euros.

 

Llegados a este punto, la cuestión es ¿y como se puede calcular, de manera exacta, los bienes?. Es decir, la cuestión es ''no quedarse corto'' para no sufrir la aplicación de infraseguro, ni ''pasarse'' para estar pagando de más. Véalo en los enlaces siguientes:

 

3.- PRIMER RIESGO

 

Asegurar a primer riesgo implica que la compañía indemnizará HASTA la cantidad de dinero  que el usuario ha asegurado, sin aplicar la regla de proporcionalidad que se produce por infraseguro.

 

Ejemplo (contenido): si le roban una cámara de video cuyo valor es de 1.200 euros, y está asegurada hasta 750 euros, esta última será la cantidad que perciba, y no la parte proporcional si se produjera infraseguro.

 

El usuario sabe que en la situación de sobreseguro, va ''a tirar'' el dinero que paga mas de su póliza, porque no va a percibir mas dinero que el que REALMENTE valen los bienes. Por lo tanto, se tiene a asegurar, cuanto menos dinero, mejor. Pero claro, si la cantidad asegurada NO es la suficiente, se produce infraseguro, y por tanto, se aplica la regla de proporcionalidad.

 

La figura de ''primer riesgo'' nace para evitar dicha regla de proporcionalidad, ya que lo que hace la compañía es pagar HASTA un límite, sea cual sea el valor real del bien, entendiendo que este (valor real) siempre será mayor al primero (límite asegurado).

 

 

LA LETRA PEQUEÑA

 

Si bien la situación ideal es la figura de ''primer riesgo'', es decir, pagar solo por lo que el usuario será indemnizado, es preciso saber CUANDO se aplica la figura de infraseguro o la de primer riesgo en la póliza, y sobre qué conceptos.

 

Una situación de posible fraude consistiría en declarar como contenido con 3.000 euros, cuando en realidad es de 20.000 euros.

 

En principio, el asegurado solo tendría derecho, como límite, a 3.000 euros en el supuesto de incendio total de la vivienda, pero ¿y si se produce del robo de una televisión solamente?.

 

Si fuera a primer riesgo, como una televisión tiene un valor (normalmente) inferior a 3.000 euros, el usuario percibiría el 100% de su valor, aunque claramente es manifiesto que se está produciendo un infraseguro en el contenido.

 

¿y si pasados 15 días se incendia la cocina y su valor de reposición es de 3.000 euros?. En principio, si se asegura a primer riesgo, se tendría derecho también a esos 3.000 euros.

 

Por ello, las compañías suelen diferenciar entre los objetos y bienes que están cubiertos y se les puede aplicar la regla de proporcionalidad por infraseguro, y aquellos otros que están asegurados a primer riesgo.

 

Por ejemplo, las joyas, objetos de valor, dinero... se suelen asegurar a primer riesgo, mientras que el resto, bajo la posible figura de infraseguro.