DEFENSA JURÍDICA

 

 

ORIGEN

 

Las viviendas son objetos ''vivos'', y como tales, pueden producirse daños que afecten a terceras personas, o bien, que viviendas, personas u objetos ajenos, provoquen desperfectos en la residencia del asegurado.

 

Es el caso típico de escape de agua, que provoca goteras en la vivienda del vecino, o viceversa. Lo normal es que en estos casos, exista un acuerdo entre los propietarios, o entre las compañías de seguros, para pagar el daño causado al perjudicado.

 

Pero la cuestión es ¿y si no existe ese acuerdo?, es decir, que la parte culpable estima que no lo es, o bien, no se hace cargo de su deuda.

 

En tal supuesto, es preciso contar con los servicios jurídicos de un abogado, procurador, etc, para reclamar los daños a terceros (en el supuesto de que suframos un daño y no nos quieran indemnizar), o bien defendernos (si somos nosotros los que hemos provocado los desperfectos).

 

Si bien este es un ejemplo sencillo, los hay otros de mucha mas gravedad, como las imputaciones penales por daños físicos a las personas (una maceta que se cae del balcón y mata a un transeúnte que pasea por la acera), donde el asegurado necesitará también de la asistencia de un letrado en su defensa.

 

Pero un seguro del hogar, es mas que un seguro de la vivienda, y esta cobertura es ejemplo de ello.

 

Muchas compañías cubren otros aspectos de la vida, como pueden ser las consultas legales por motivos laborales, tutela, hijos, etc, etc.

 

 

CONCEPTO

 

Al contratar esta cobertura el usuario se asegura que su compañía pagará los gastos que se puedan originar en un juicio (abogado, procurador, costas, fianzas, peritaciones, etc) como consecuencia de:

 

  • Defensa civil o penal por los actos que sean imputables al asegurado.

  • Reclamación de daños a terceras personas.

La mayoría de las compañías pagan los honorarios de un abogado, no solo en la defensa del asegurado en un juicio, sino en vía extrajudicial, es decir, los gastos que pueda tener el letrado para intentar llegar a un acuerdo amistoso o a través Junta Arbitral de consumo.

 

El objeto de la reclamación puede variar desde una cantidad económica, hasta incluso penas de cárcel, es decir, que da igual lo que se reclame, el hecho cierto es que al final haya que utilizar abogados, procuradores, etc.

 

Nota: la Ley 50/80 también contempla la posibilidad de árbitros para dirimir estos asuntos. Dichos árbitros pueden ser las denominadas Juntas Arbitrales de Consumo, o similares. Sin embargo, no se suelen utilizar, ya que en la práctica, prácticamente siempre ocurre que, si los problemas no se solucionan de mutuo acuerdo, la única solución es la vía judicial, ya que las Juntas Arbitrales pueden ser rechazadas por la parte demandada.

 

LIBRE ELECCIÓN DE ABOGADO Y PROCURADOR

 

El artículo 76 d) de la Ley 50/1980 establece lo siguiente:

 

"El asegurado tendrá derecho a elegir libremente el Procurador y Abogado que hayan de representarle y defenderle en cualquier clase de procedimiento.

 

El asegurado tendrá, asimismo, derecho a la libre elección de Abogado y Procurador en los casos en que se presente conflicto de intereses entre las partes del contrato.

 

El Abogado y Procurador designados por el asegurado no estarán sujetos, en ningún caso, a las instrucciones del asegurador."

Ahora bien, esto es de aplicación SALVO en los supuestos que marca el artículo 76 g) de dicha Ley, y son:

 

"a) A la defensa jurídica realizada por el asegurador de la responsabilidad civil de conformidad con lo previsto en el artículo 74.

 

b) A la defensa jurídica realizada por el asegurador de la asistencia en viaje."

Es decir, y de forma resumida, como ha quedado dicho el asegurado puede ir a Juicio por dos motivos, bien por reclamar al contrario, o bien por recibir una reclamación.

 

Cuando se trata de un proceso en el cual reclamen al asegurado, esto implicará estar respondiendo de la Responsabilidad Civil del siniestro ocurrido, es decir, que ha sido culpa del asegurado y tiene que indemnizar a la parte contraria. En este caso, como quien va a pagar es la propia compañía, es lógico que ella sea quien asuma la dirección de la defensa jurídica, y el usuario no pueda elegir abogado por su cuenta. De cara al usuario, poco importa el abogado de la compañía haga bien o mal su trabajo, porque quien va a pagar al final es la compañía.

 

Ahora bien, en el caso contrario, es decir, que el asegurado sea quien lleve al contrario a juicio, si es muy importante poder designar libremente al abogado, ya que en función la calidad de esa defensa, se conseguirá una mayor o menor indemnización. En este caso, a la compañía del usuario le da igual el abogado designado, y le dan igual las cantidades que se fijen como indemnización, ya que quien va a pagar es el contrario culpable.

 

Como resumen, se puede decir que la Ley viene a reconocer que designará abogado la parte verdaderamente interesada en el proceso.

 

 

LA LETRA PEQUEÑA

 

Si todo lo anterior es una muy buena idea, ya que evita el desembolso de una cantidad de dinero que puede estar fuera del alcance del asegurado, es hora de ver los matices, es decir:

 

  • Interesa la reclamación ¿si / no?.

  • ¿Por todos los conceptos?

  • Límite de dinero para elección de abogado

  • Mas que un seguro del hogar

 

1.- INTERESA LA RECLAMACIÓN ¿SI / NO?

 

Ya se ha dicho que está garantizada la defensa jurídica en el supuesto de una reclamación hacia el asegurado por vía judicial, ya que será la propia compañía quien tenga el interés de realizar una defensa lo mejor posible, puesto que ella será quien pague los daños que se han causado. Pero la verdadera importancia de esta cobertura es saber si hay derecho a la reclamación.

Es decir, lo importante es saber si el asegurado tiene derecho contratar a un abogado y un procurador para llevar a un contrario a juicio en el caso de que este contrario le haya producido daños materiales en su vivienda o físicos a su persona, así como saber si dicho abogado y procurador lo debe pagar la compañía.

 

Para ello, como siempre, habrá que mirar la póliza, y asegurarse de este extremo, ya que algunas compañías solo ofrecen defensa jurídica en el supuesto de que un contrario lleve a juicio a su asegurado, en cuyo caso, éste no tendrá derecho a defensa jurídica en caso de querer llevar al contrario a juicio.

 

 

2.- ¿POR TODOS LOS CONCEPTOS?

 

No solo es importante saber que se tiene el derecho a reclamación de daños, sino también es importante saber si es por todos los conceptos.

 

Por ejemplo, hay compañías que NO cubren:

  • Reclamación de defectos ocultos en la construcción.

  • Juicios contra la Comunidad de Vecinos.

  • Juicios de menor cuantía, es decir, aquellos cuya reclamación sea menor de X euros (p.e. 120 euros).

  • Defensa jurídica por acciones emprendidas contra el asegurado por asistentes domésticos.

 

3.- LÍMITE DE DINERO PARA ELECCIÓN DE ABOGADO Y FIANZAS.

Las compañías, en los casos de reclamación de daños a un tercero, ofrecen dos opciones:

 

  • Poner a disposición del asegurado un abogado de la propia compañía, en cuyo caso, no habrá limitación alguna por los honorarios que pueda cobrar dicho abogado, ya que está a sueldo de la compañía. Es decir, la cobertura será ilimitada.

  • Elegir por cuenta propia al abogado y procurador, y que sea la compañía quien lo pague.

 

Evidentemente, si es el usuario quien elige el abogado, en el caso de que sea la compañía quien lo pague, el objetivo es muy claro: contratar al mejor bufete de abogados que haya en España, o en el mundo, sin pensar en el precio.

 

Y las compañías, como saben que puede darse esta posibilidad, lo que hacen en este caso es poner un límite máximo de dinero que se puede gastar el asegurado en abogados y procuradores por juicio.

 

Una cantidad normal suele rondar los 3.000 euros, e incluso, algunas compañías ofrecen la posibilidad de contratar una defensa jurídica con límites de 6.000 / 12.000... euros, pagando una sobre prima.

 

De esta manera si los honorarios de abogado y procurador sobrepasan el límite máximo, será el asegurado quien pague la diferencia.

 

También existen compañías que, además de tener el límite máximo, solo pagan los precios fijados por el Colegio de Abogados, de tal manera que todo lo que exceda de la tarifa base del Colegio corre por cuenta del usuario.

 

NOTA: En los casos de una reclamación contra el asegurado, es decir, que éste tenga la culpa en un siniestro, no es de aplicación todo lo comentado, ya que en ese caso, la defensa jurídica la proporciona la propia compañía, con los abogados que ella considere oportuno, y el gasto total de los mismo será a cuenta de ella.

A veces se comenten infracciones muy graves, que llevan incluso como consecuencia el encarcelamiento del asegurado, de ser hallado culpable. En este caso, puede que para salir en libertad provisional el asegurado necesite pagar una fianza.

 

Si no dispone de ese dinero, la compañía lo aportará, ahora bien, no por un importe ilimitado, ya que las fianzas van en proporción del daño causado y del posible riesgo de fuga del acusado.

 

Suele ser un importe normal como límite que la compañía ponga a disposición del asegurado para pago de fianzas 6.000 euros.

 

 

4.- MAS QUE UN SEGURO DEL HOGAR

 

Algunas compañías a través de esta cobertura no solo cubren aquellos aspectos derivados de la acción del asegurado con relación a la vivienda, o de esta, sino que va mas allá.

 

Por ejemplo, hay compañías que, ADEMÁS, cubren aspectos como:

  • Reclamación y defensa jurídica por motivos laborales

  • Asesoramiento en temas familiares, como tutela, paternidad, patria potestad...

  • Conflictos con contratos de alquiler

  • Reclamación y defensa en temas de servidumbres, lindes, medianerías...

  • Reclamación y defensa en contratos de compra-venta, depósito, señales...

Es decir, no solo por daños y perjuicios derivados de la vivienda, sino de aspectos relativos a ella, o incluso, ajenos.

 

EL AUTÉNTICO VALOR DE ESTA COBERTURA

 

La importancia de esta cobertura no hay que buscarla solo por sí misma, sino que lleva un componente de valor añadido, y es el grado de poder de disuasión que posee. Para comprender de donde viene ese "poder de disuasión", se explicará una breve historia.

 

Hace algún tiempo, cada vez que se producía una diferencia de criterios entre dos compañías por un siniestro ocurrido (p.e. una fuga de agua de una vivienda que produce una gotera en la contraria), una compañía intentaba echar la culpa a la otra compañía, con el objetivo final de no pagar la indemnización.

 

Evidentemente, si no había acuerdo al respecto de quién tenía la culpa, pues al final, todo debía resolverse en un juicio.

 

Pero claro, las compañías un día se dieron cuenta que resolver sus litigios en los tribunales suponía:

  • Clientes descontentos por las tardanzas en indemnizar

  • Pagar indemnizaciones por los siniestros

  • Pagar los intereses de demora que el juicio conlleva.

  • Pagar a gabinetes de abogados, o bien, tener un buen y caro departamento de asesoría jurídica.

Con todo esto, se dieron cuenta que si resolvían los problemas rápidamente entre ellas era beneficioso para todos, ya que pagarían la indemnización, pero se evitaban tener al cliente descontento, pagar intereses de demora, disponer de un gabinete excesivamente grande de asesoría jurídica, además de no tener que pagar las costas, procuradores y abogados en los juicios.

Ahora bien, al nacer esta idea, pues también surgieron inconvenientes, esta vez, de cara al usuario, ya que se encontrará que su propia compañía intentará llegar a un ''pacto o convenio entre caballeros''.

 

Con base a todo lo comentado, el verdadero poder de disuasión de la defensa jurídica es que de cara al usuario no existe ''pacto'' alguno entre compañías, y en tal caso, si el contrario ha tenido la culpa, y el usuario no está de acuerdo con la peritación de los daños, se pueden plantear las siguientes alternativas:

  • Llevar a juicio a la compañía contraria

  • Hacerlo con abogado y procurador propios

Con lo cual, produce un sobre-coste de la indemnización final.

 

Por ello, en muchas ocasiones, y ante problemas de indemnizaciones con la propia compañía, en el momento en que el usuario contrata a su propio abogado para llevar a la parte contraria a juicio, se solucionan los problemas, y la aseguradora se aviene a razones, ante la posibilidad de que sus gastos se incrementen.

 

 

CONSEJO

 

SIEMPRE es aconsejable contratar esta cobertura, ya que su precio es barato con respecto a la relación calidad / precio que ofrece, no solo por la cobertura en sí, si no además por el poder de "disuasión" que posee.

Eso sí, es muy importante asegurarse de que está incluido el apartado de reclamación de daños.