ANIMALES DOMÉSTICOS

 

 

ORIGEN

 

En las vidas de las familias, a veces, están presentes animales de compañía, como puede ser un gato, perro, pájaros, peces...

 

Estos animales no tienen ningún tipo de protección, por lo que el seguro del hogar los ''acoge'' en su póliza para ofrecerles una serie de coberturas que va en función de cada compañías.

 

En los seguros del automóvil, un animal tiene la consideración de ''cosa'', es decir, como si fuera una maleta, una bolsa de la compra, una rueda... Sin embargo, en los seguros de viviendas, los animales de compañía tiene la consideración como tal, con una serie de privilegios, adquiriendo ''vida propia'', y se les dota de protección.

 

Suele ser una cobertura OPCIONAL, es decir, hay que pagar un suplemento adicional en la prima, ya que no en todas las casas existe un animal de compañía, o bien, no todos los usuarios quieren asegurar un animal.

 

 

CONCEPTO

 

El objetivo de esta cobertura es la de satisfacer todas aquellas necesidades en cuanto a asistencia sanitaria, muerte, custodia, robo, extravío, etc, que pueda necesitar un animal doméstico en la vida cotidiana de una familia.

 

 

LA LETRA PEQUEÑA

 

Pero una vez definido el concepto, lo interesante es mirar la LETRA PEQUEÑA, y tener en cuenta lo siguiente:

 

  • Riesgos cubiertos

  • Animales cubiertos

  • Suma asegurada por muerte y asistencia sanitaria

  • Robo y extravío

  • Guarda y custodia en residencias.

 

 

1.- RIESGOS CUBIERTOS

 

Las compañías de seguros suelen cubrir:

  • Accidentes: Indemnización para la asistencia sanitaria o incluso muerte por accidentes sufridos por el animal asegurado como consecuencia de atropello, peleas, caída, ingestión de cuerpos extraños, golpe de calor, partos...

Deberá mirar en su póliza si están asegurados todos aquellos factores o situaciones que se puedan producir y que provoquen la necesidad de acudir a un veterinario, o incluso la muerte del animal.

 

Ejemplo: suponga que reside en una zona con mucha circulación, y no están cubiertos los atropellos.

  • Robo y extravío: Indemnización por el robo o extravío del animal. Hay que considerar que, normalmente, las compañías suelen pagar, de manera diferente, un caso u otro (mas por robo).

Para que sea un robo, se tiene que producir un acto con violencia, p.e. sufrir un atraco en el parque.

 

Para que sea un extravío, puede ser, simplemente, una distracción o un hurto, es decir, que el animal desaparece por su propia iniciativa, o bien ha sido ''robado'' pero sin utilizar o mediar violencia.

 

Ejemplo: una compañía puede indemnizar por robo 900 euros, mientras que por hurto o extravío, 150 euros.

  • Gastos derivados de la muerte: El efecto natural producido por la vejez, o una enfermedad, o a veces, un accidente, provoca la necesidad del sacrificio del animal para que no sufra.

Así mismo, es necesario los servicios de una clínica veterinaria para la destrucción de los restos.

 

Deberá observar en su póliza si todos estos conceptos están o no cubiertos, y así mismo, el límite máximo de dinero para cada uno de ellos. Por ejemplo, 60 euros.

 

Las compañías suelen poner ciertos requisitos para acogerse a esta coberturas, como puede ser que el veterinario sea quién aconseje el sacrificio del animal (y no el propietario), o bien que el animal esté asegurado por lo menos, X años, o tenga mas de Y edad...

  • Estancia en Residencia Veterinaria: No siempre el asegurado puede hacerse cargo del cuidado del animal, ya que su ausencia puede ser forzosa por bien por un accidente sufrido o por motivos laborales, o bien voluntaria para disfrutar, por ejemplo, de un periodo de vacaciones.

Así mismo, el propio animal puede requerir cuidados especiales provocados por una intervención quirúrgica derivada, por ejemplo, de un accidente o una enfermedad.

 

El objeto de esta prestación es cubrir todos estos imprevistos, e indemnizar los gastos que se deriven de la estancia del animal en una Residencia Veterinaria.

 

Ahora bien, deberá mirar su póliza, ya que NO todas las situaciones pueden estar cubiertas, porque aunque suele ser habitual asegurar la estancia por razones de enfermedad del animal, post-operatorio, rehabilitación... NO suele estar asegurado, por ejemplo, la ausencia del asegurado por motivos laborales, vacaciones o el nacimiento de un hijo o enfermedad del asegurado que aconsejen el abandono del animal de la vivienda.

 

Por último, otro factor a tener en cuenta es el importe máximo de indemnización con cargo a esta coberturas. Por ejemplo, suele ser habitual disponer de 300 euros para todo, siendo a cuenta del asegurado, todo lo que exceda de dicha cantidad.

 

Por su importancia, alguna de estas coberturas se analizarán con mas detalle posteriormente.

 

 

2.- ANIMALES CUBIERTOS

 

No todos los animales que un usuario pueda tener en su vivienda son considerados como ''domésticos'' para las compañías de seguros. Por ejemplo, animales exóticos (serpientes, cacatúas, loros, etc...) no son asegurables.

 

Lo habitual es que solo lo sean los gatos y los perros, y dentro de estos últimos aquellos que NO son denominados como ''razas peligrosas'', de caza, o destinados a competición o actividad deportiva.

 

Así mismo, las compañías suelen exigir que el propietario tenga al animal al corriente del calendario de vacunación y censado e identificado en aquellos municipios o Comunidades Autónomas donde sea exigible.

 

Por último, hay que considerar también la edad del animal, porque hay compañías que NO aseguran a aquellos animales con menos de X meses (p.e. 3 meses en perros), o mas de Y años (p.e. 9 años en perros).

 

La razón es sencilla, y que por encima y por debajo de cierta edad, existe mas probabilidad de ocurrir un siniestro asegurable (muerte, enfermedad, asistencia sanitaria para los de mas edad, o robo, extravío... para los animales de corta edad).

 

 

2.- SUMA ASEGURADA POR MUERTE Y ASISTENCIA SANITARIA

 

Aunque para el propietario de un animal este pueda tener un alto valor sentimental, o incluso, un alto valor de adquisición, las aseguradoras suelen poner un límite máximo de indemnización en el supuesto de pérdida del mismo (muerte, sacrificio por accidente, robo, extravío...).

 

Por lo tanto, deberá leer en su póliza cuál es la cantidad máxima de dinero que su compañía le indemnizará por este concepto. Por ejemplo, 900 euros.

 

Del mismo modo, suelen poner un tope máximo de dinero destinado para la asistencia sanitaria, entendiéndose como tal los gastos que se deriven de la actuación de un veterinario o estancia en clínica como consecuencia de enfermedad o accidente. Por ejemplo, dicha cantidad puede ser 900 euros.

 

En dichos gastos están incluidos, normalmente, las exploraciones, intervenciones quirúrgicas, medicamentos o incluso prótesis, así como su estancia en clínica para curas o post-operatorio. Aunque todos estos extremos deberá ratificarlos en su póliza en concreto.