ASISTENCIA EN EL HOGAR

 

 

ORIGEN

 

La vivienda y los enseres, muebles, electrodomésticos... son utilizados de forma continuada, día a día, año tras año. Por ello, es muy probable que, de vez en cuando, se necesite el uso de profesionales de mantenimiento y reparación para aquellas averías típicas y comunes que suelen suceder, por ejemplo, fontanería, electricidad, carpintería, pintura...

 

No se trata de las reparaciones o reposiciones como consecuencia de un gran daño (incendio, robo, etc), los cuales lo mas probable es que estén cubiertos en su póliza, sino del uso normal y desgaste que sufre la vivienda y los objetos, y que tarde o temprano, acaban estropeándose, y por ello, necesitamos de profesionales para arreglarlos o reponerlos.

 

 

CONCEPTO

 

El objetivo de esta cobertura es poner a disposición del cliente, por parte de la compañía de seguros, toda una serie de profesionales del sector, de cualquier ramo, vinculado al mantenimiento de una vivienda.

 

La idea es facilitar el acceso rápido a ellos, o incluso, sin coste de mano de obra y desplazamiento (según casos y compañías), es decir, que el único gasto que debería afrontar serían el de los propios materiales, piezas o recambios sustituidos o reparados.

 

 

LA LETRA PEQUEÑA

 

Pero una vez definido el concepto, lo interesante es mirar la LETRA PEQUEÑA, más que nada para evitar sobresaltos. Así pues, es interesante saber lo siguiente:

 

  • Servicios ofrecidos

  • Tiempo de reacción

  • Coste asegurado

 

1.- SERVICIOS OFRECIDOS

 

Deberá mirar en su póliza si están o no incluidos todo tipo de profesionales que se puedan encargar de cualquier tipo de reparación o asistencia. Lo habitual en las compañías es ofrecer casi todos los servicios, como por ejemplo:

 

       - Albañilería

       - Antenas y porteros

       - Electrodomésticos, TV y video, electrónica, informática

       - Carpintería (madera y aluminio)

       - Electricidad

       - Fontanería

       - Escayola

       - Suelos (moqueta, abrillantado, parquet, mármol...)

 

Ahora bien, estos son los servicios habituales que todas las compañías suelen ofrecer, pero no los únicos necesarios, ya que existen otros mas específicos que, por su especial relevancia, se detallan a continuación:

 

  • Personal sanitario: esta cobertura abarca desde fisioterapeutas, auxiliares de clínica, etc, etc, para los supuestos de accidentes domésticos que el asegurado o cualquier persona que conviva en su vivienda sufra.

Ejemplo: rotura de la cadera de una persona mayor al caerse de la bañera.

 

Lo importante es saber, además de si se tiene o no contratada esta cobertura, el importe máximo y/o periodo máximo que la compañía de seguros va a indemnizar. Por ejemplo, un caso real es 3.000 euros y/o 3 meses.

 

  • Personal docente: si por accidente doméstico una persona en edad escolar sufre lesiones que le impide ir al colegio, durante el periodo de convalecencia en casa, hay compañías que ponen al servicio del cliente personal cualificado para impartir clases a domicilio, y que dicha persona no se quede retrasada en sus estudios.

Lo importante es, además, saber el límite máximo de dinero y/o el periodo máximo de tiempo que la compañía va a prestar este servicio. Por ejemplo, un caso real es 1.500 euros y/o 3 meses.

 

  • Personal doméstico: esta cobertura pone a disposición del asegurado personal que se encargue de las tareas cotidianas del hogar (por ejemplo, limpieza) en el supuesto de que por accidente doméstico, le impida realizarlas.

Lo importante es, además, saber a partir de que día presta dicha asistencia (p.e. a partir del 7 día del accidente), el periodo máximo de tiempo de la prestación (p.e. 3 meses) y/o el límite máximo de dinero que la compañía asume a su cargo (p.e. 1.500 euros, a razón de 20 euros/día).

 

  • Vigilancia: esta cobertura pone a disposición del asegurado personal cualificado para la protección y salvaguarda de la vivienda en el supuesto de que quede desprotegida por un siniestro del domicilio (incendio, desescombro parcial, robo...).

Ejemplo: suponga que por un incendio, se quema la puerta de entrada, y además tiene que desalojar la vivienda.

 

Importante es saber el tiempo máximo de la prestación del servicio y/o límite máximo que para este concepto va a pagar la compañía.

 

2.- TIEMPO DE REACCIÓN

 

No solo es importante saber si se tiene o no derecho a la asistencia de un profesional para la solución de un problema en la vivienda, sino que además, es vital saber o tener una garantía mínima de que dicho servicio va a ser rápido e inminente.

 

De nada vale tener derecho a un cerrajero por haberse dejado la llaves dentro de la vivienda si dicho servicio es de lunes a viernes, de 8.00 a 18.00, cuando en realidad, el cliente lo necesita a las 3 de la mañana de un sábado, que es cuando realmente le ha surgido el imprevisto.

 

Es decir, hay servicios que pueden esperar un periodo de tiempo prudencial (un día, una semana...), pero hay otros en los que se necesita de manera URGENTE.

 

¿qué garantías le ofrece su compañía?

 

Ejemplos: ¿cuando se precisa a...

- ... un electricista para que cambie el diferencial de la instalación eléctrica y se pueda disponer de luz que no echen a perder los alimentos del frigorífico?... YA.

 

- ... un cerrajero para que nos abra la puerta de entrada por habernos dejado las llaves dentro?... YA.

 

- ... un fontanero para que arregle la llave de paso general de la vivienda y no estemos sin agua?... YA.

 

Es decir, no es lo mismo que la TV deje de funcionar (por mucho que nos guste la película que están poniendo), a que sea la instalación eléctrica y deje sin operatividad al frigorífico, lavadora, lavavajillas, calefación... En el primer caso (la TV) el cliente podrá esperar un tiempo prudencial (unos días), sin embargo, en el segundo supuesto, se precisa una solución URGENTE, porque ''cada minuto que pase, serán como horas''.

 

Por ello, deberá mirar en su póliza el tiempo, compromiso o garantía de reacción de su compañía en cada uno de los servicios que usted considere vitales o de urgencia.

 

Lo habitual es que en la letra pequeña se ponga... ''tan pronto como sea posible'', y esa no es un compromiso o garantía suficiente.

 

 

3.- COSTE ASEGURADO

 

Existen compañías que ponen a disposición del cliente todo el elenco de profesionales SIN coste en lo que se refiere a la mano de obra y desplazamiento.

 

Ahora bien, NI son todas las compañías quién lo ofrece, NI en todos los servicios.

 

Por ejemplo, puede darse el caso de que solo asumen los gastos de la mano de obra de las primeras X horas de trabajo y solo el primer desplazamiento, siendo a cuenta del asegurado el resto.

 

Por ejemplo, hay compañías que SI cubren los servicios de cerrajería y fontanería, pero el resto NO lo cubre (electricista, electrodomésticos, calefacción, carpintería...).

 

Imagine que su compañía solo le ofrece los servicios de profesionales, SIN cubrir su coste ¿qué valor añadido le está ofreciendo?, es decir, ¿porqué va a utilizar un servicio que debe usted pagar por completo y no conoce a dicho profesional?.

 

 

CONSEJO

 

En casi todas las pólizas aparece la prestación de esta cobertura, pero puede ser tan extensa como inútil si la compañía no cubre, a su cargo, el gasto de mano de obra y desplazamientos.

 

Si su compañía no paga el coste de profesionales, es mejor que haga una lista propia, con los teléfonos de profesionales de su confianza y teléfonos de urgencias.

 

Si su compañía solo cubre parcialmente algunos profesionales, haga una lista ''mixta'' para que llegado el caso, tenga a mano, y de forma rápida, una selección de profesionales a su disposición.

 

Nadie se acuerda de ''santa bárbara hasta que suena'', quizás sea ahora mismo un buen momento de ponerse a ello, y dejar zanjado este asunto que nos evitará quebraderos de cabeza.